Perros con diarrea: Causas, tratamientos y consejos

By Chelsea Hunt-Rivera / November 28, 2017

Contenido:

0.1 TODO SOBRE LA CACA DE TU PERRO: Por qué ocurre y cómo solucionar esa situación desagradable.

  • ¡Ayuda! Mi perro tiene diarrea
  • Causas comunes de la diarrea en perros

2.0.1 Malos hábitos alimenticios

2.0.2 Cambios recientes en la dieta

2.0.3 Intolerancia a la comida

2.0.4 Alergias

2.0.5 Parásitos

2.0.6 Sustancias venenosas o plantas tóxicas

2.0.7 Por tragar objetos extraños

2.0.8 Infección bacteriana o viral

2.0.9 Enfermedades o padecimientos

2.0.10 Antibióticos y otros medicamentos

2.0.11 Estrés o molestia emocional

2.1 Lo que pueden decirte las heces sobre la salud de tu perro…

2.2 ¿Cuándo puedo entrar en pánico?

3. Entendiendo el sistema digestivo de los caninos

4. Tratamiento de diarrea en perros

TODO SOBRE LA CACA DE TU PERRO: Por qué ocurre y cómo solucionar esa situación desagradable

¡Ayuda! Mi perro tiene diarrea

Ningún padre de mascota quiere ver a su perro enfermo, especialmente padeciendo esos síntomas incómodos: con los desastres apestosos, los constantes paseos para ir al baño afuera y la inevitable limpieza doméstica. La diarrea en perros no es una experiencia agradable para ninguno de los involucrados. Debido a la naturaleza de los perros de meter cualquier cosa en la boca, la diarrea es una experiencia común con mascotas.

La diarrea se produce por múltiples factores, desde simples problemas digestivos hasta enfermedades graves. Es una condición de salud común caracterizada por heces muy blandas y dolores abdominales.

Mientras que en la mayoría de los casos se puede tratar fácilmente en casa con remedios naturales, en otros podría ser una señal de un problema más grave. Teniendo en cuenta qué considerar en cuanto a los síntomas y sus causas, puedes convertirte en un padre de mascota mejor preparado, listo para el momento en el que aparezca la diarrea.

Causas comunes de la diarrea en perros

 

Hay muchos factores que pueden generar diarrea en perros. Problemas digestivos como comer césped, alergias a la comida, o cambios repentinos en la dieta son algunas de las causas más comunes. Se puede solucionar fácilmente y, por lo general, en cortos períodos de tiempo.

Las heces acuosas que duran más de 48 horas y están acompañadas de efectos secundarios, pueden ser una señal de un problema más grave, como infestación parasitaria o enfermedades de vida o muerte como el cáncer.

A continuación señalamos algunas de las razones más comunes por las que tu perro puede tener diarrea:

Malos hábitos alimenticios

Los malos hábitos alimenticios son una de las causas más comunes de la diarrea. Muchos perros -con gran apetito- comerán cualquier cosa que se les atraviese (incluyendo basura y excremento). Comer mucha comida o comer alimentos en mal estado puede provocar malestar estomacal, gases y diarrea. Algunos veterinarios usan el término “intestino de basura” para referirse a perros que están atravesando por problemas estomacales por comer mal. Las dietas con muchas grasas, químicos procesados, contenidos altos en sales o azúcares, pueden interrumpir el delicado balance de su sistema digestivo.

Los dueños de mascotas pueden también ser los culpables de contribuir con los malos hábitos alimenticios al alimentarlos con los restos de comida, dulces o muchas galletas para perros comerciales. La forma más fácil de tratar estos detonantes es restringir los alimentos por 12 horas y luego pasar a una dieta blanda hasta que los síntomas desaparezcan.

Cambios recientes en la dieta

Al sistema digestivo de los perros le puede tomar algunos días ajustarse a un nuevo tipo de alimento. Por ejemplo, un perro que ha comido croquetas secas toda su vida y de pronto lo cambian a comida en lata. Su sistema digestivo va a experimentar una reacción poco divertida. Muchos veterinarios y productores de alimentos para perros sugieren hacer el cambio de introducir un nuevo tipo de comida en la dieta de tu perro de forma gradual. Una transición muy rápida puede producir malestar estomacal y no le dará tiempo suficiente de ajustar las proteínas y carbohidratos de la nueva marca.

Intolerancia a la comida

Los perros que sufren de intolerancia a la comida sufren síntomas incómodos como diarrea o gases de forma constante. Algunas razas de perro tiene hipersensibilidad a alimentos ricos en grasa, gluten o compuestos lácteos.

Por ejemplo, el Setter irlandés o el terrier Wheaten son conocidos por su intolerancia al gluten, mientras que los schnauzers son hipersensibles a dietas con mucha grasa. Estas sensibilidades o limitaciones para digerir ciertos alimentos pueden producir diarrea incómoda en tu canino. Si tu perro experimenta diarrea crónica de alguna intolerancia a alimentos, puede ser el momento para cambiar la dieta de forma permanente. Una vez identificado, los dueños de mascotas deben evitar dar a sus cachorros el agente dañino o comenzar a incorporar alimentos que ayuden al sistema digestivo (como fibra, probióticos, etc).

Alergias

Verás con frecuencia a perros con alergias a alimentos manifestar síntomas como picazón en la piel, vómito o diarrea. La sensibilidad del perro a algunos alimentos puede alterar el equilibrio digestivo, producir dolor abdominal y heces blandas.

Los problemas digestivos menores producidos por reacciones alérgicas se pueden solucionar eliminando el alimento en particular de su dieta. Si una reacción más severa ocurre, debes buscar de inmediato atención médica para que le provean el tratamiento médico necesario.

Parásitos

Los parásitos intestinales como lombrices, anquilostomas, coccidios y giardia pueden producir problemas estomacales serios. Los parásitos se encuentran comúnmente en cachorros y perros que han consumido agua contaminada. Estos organismos, una vez ingeridos, viajan hasta el intestino y producen vómito, pérdida de apetito, inflamación estomacal y diarrea. La mayoría de las infecciones parasitarias son difíciles de detectar a menos que comiencen a manifestar alguno de los síntomas mencionados. Si sientes que existe la posibilidad de que tu cachorro esté contaminado, deberías llevarlo de inmediato al veterinario para que un examen de heces lo confirme.

En el caso de la solitaria y la lombriz intestinal, podrás ver pequeños objetos blancos, como arroz, en su excremento. Esto es señal de infección parasitaria. Los tratamientos pueden variar según el tipo de parásito, pero la mayoría recomienda reposo, medicamentos desparasitantes y una descontaminación del hogar.

Sustancias venenosas o plantas tóxicas

Las diarreas repentinas son uno de los primeros síntomas de intoxicación del perro. El malestar estomacal es común luego de que tu perro haya comido alguna sustancia tóxica. Productos a base de plomo, plantas venenosas y detergentes son algunas de las cosas que pueden producir problemas gastrointestinales. Estas sustancias son peligrosas y pueden provocar un daño mayor en la salud si no se tratan a tiempo. Cuando tu perro ingiere estas toxinas, el cuerpo, de forma natural, intenta expulsar el veneno, lo que nos lleva a los procesos desintoxicantes: vómito y diarrea.

Puedes encontrar productos tóxicos en cualquier lugar de tu casa. Cosas como chocolate, medicamentos, hongos, detergentes, tiza, carbón y plantas (como  narcisos, hiedra, campanillas, flores de Pascua, acebo) pueden ser muy perjudiciales para tu mascota si los ingiere.

Por tragar objetos extraños

Cuando se encuentran sin supervisión, los cachorros o perros adultos traviesos, pueden entrar al cesto de basura y comer algo que no deberían. Césped, hilos, juguetes pequeños, varios objetos extraños -cualquier cosa- pueden obstruir sus movimientos intestinales y causar estreñimiento o diarrea.

Cuando tragan un objeto que no pueden digerir correctamente, su sistema digestivo necesita trabajar más para permitir que pase. Afortunadamente, a menos que sea una obstrucción mayor que afecte los intestinos, el único tratamiento para este inconveniente es esperar a que el objeto salga de forma natural.

Infección bacteriana o viral

Las infecciones como la parvovirosis, el coronavirus, moquillo o incluso una infección bacteriana como la salmonela pueden resultar leves o mortales. Estas infecciones a menudo van acompañadas de fiebre, vómitos, heces blandas, fatiga y debilidad muscular.

Es importante que des a tu perro mucho líquido, reposo, y asegurar que entre en cuarentena, lejos de otros perros, en caso de que la infección sea contagiosa. Ten cuidado al limpiar los fluidos ya que si no se hace correctamente, los humanos también pueden contraer la infección.

Enfermedades o padecimientos

  • Cáncer de hígado y riñones
  • Colitis
  • Tumor en el tracto intestinal
  • Síndrome del intestino inflamado

La diarrea crónica, pérdida de apetito y vómitos pueden ser señales de que en el cuerpo de tu perro hay problemas más graves. Enfermedades del tracto digestivo o sus órganos vecinos pueden producir diarrea con sangre, movimientos intestinales dolorosos y muchos otros efectos secundarios debilitantes.

Padecimientos como el síndrome del intestino inflamado (SII) pueden ser el resultado de la sensibilidad a ciertos alimentos o alergias. El SII es la inflamación de los intestinos de un perro y puede causar diarrea crónica, vómitos, gases, malestar estomacal, fatiga y pérdida de peso. El SII puede afectar a perros de todas las edades, pero se encuentra comúnmente en perros mayores y en ciertas razas que están predispuestas a problemas digestivos (como el Schnauzer, el Ludehund, el Bulldog francés, el Setters irlandés, el Collie, el pastor alemán). Los tratamientos para el cáncer como la quimioterapia y otros medicamentos potentes también pueden contribuir con la presencia de heces blandas.

Antibióticos y otros medicamentos

Además de ayudar a curar las infecciones, también se sabe que los antibióticos provocan diarrea. Los problemas gastrointestinales son efectos secundarios comunes de los antibióticos. Los antibióticos se utilizan para matar las bacterias dañinas en nuestro cuerpo causadas por infecciones. Sin embargo, los antibióticos matan no solo a las bacterias malas sino también a las buenas. Se necesitan bacterias “buenas” para equilibrar el sistema digestivo, sin ellas tu perro experimentará molestias estomacales y calambres. Los antibióticos pueden alterar este equilibrio bacteriano y producir diarrea durante y después del tratamiento antibiótico de su perro.

Estrés o molestia emocional

¿Alguna vez te has sentido tan ansioso o estresado que te sentiste físicamente mal del estómago? Si es así, tu perro también puede pasar por esto.

Aunque no es tan común como otros factores desencadenantes de la diarrea, los perros bajo mucho estrés pueden tener movimientos intestinales irregulares que provocan estreñimiento o heces blandas. Los perros excesivamente ansiosos pueden tener nudos estomacales que luego ejercen presión sobre sus hábitos de defecación.

Lo que pueden decirte las heces sobre la salud de tu perro…

No existe tal cosa como “la caca perfecta” en los perros, pero, como dueños de mascotas, es importante reconocer la diferencia entre el excremento saludable y no saludable. La consistencia y el color de la caca de tu perro pueden decirte mucho sobre lo que ocurre en su sistema digestivo.

Por ejemplo, la consistencia y la textura de las heces puede hacerte saber qué tan bien está funcionando su sistema digestivo. No quieres ver que su excremento consista en pequeñas bolas duras ni tampoco charcos de heces líquidas. Una caca saludable es aquella que mantiene su forma pero igual es maleable cuando se recoge.

El color también puede ayudarte a determinar qué está pasando en el tracto intestinal de tu perro. Un color chocolate se considera la norma. Otros colores que no sean de tono marrón podrían significar que existe un problema en el sistema digestivo. Los colores naranja, verde o gris pueden indicar complicaciones en el hígado, la vesícula o el páncreas. Mientras que las heces negras pueden ser consideradas efecto secundario de hemorragias internas (si tu perro está haciendo heces negras, por favor contacta a tu veterinario de inmediato).

Juzgar la consistencia y el color de la caca de tu perro no es el mejor pasatiempos, pero es información importante para determinar si tu perro comienza a tener problemas estomacales. Cuando lleves tu perro al veterinario, este querrá saber lo que has visto exactamente en las heces. En muchos casos los veterinarios pueden determinar la causa de la diarrea en tu perro simplemente por prestar atención a la duración y la severidad de los síntomas.

¿Cuándo puedo entrar en pánico?

Hay casos leves y complejos. Los síntomas de diarrea leve son comunes y no son una fuente importante de preocupación. A menudo es causada por malos hábitos alimenticios o por comer algo que no deberían, este tipo de diarrea se puede tratar fácilmente con reposo y cambios temporales en su dieta.

Sin embargo, la diarrea en perros acompañada por vómito, sangre o mucosas puede ser predecesora de condiciones más críticas. Si se dejan de tratar, estos síntomas puede provocar deshidratación y problemas de salud con el tiempo.

Principales señales de advertencia:

  • Si la diarrea dura más de 48 horas
  • Heces negras o con sangre
  • Pérdida de apetito
  • Aumento del sueño
  • Vómito
  • Fiebre
  • Dolor abdominal o aumento de la sensibilidad en la región abdominal (hinchazón, lloriqueo, jadeo)
  • Deshidratación.

El uso de medicamentos y otras afecciones existentes podrían complicar aún más la salud de tu perro. Si están sufriendo de diarrea además de otros problemas (de antibióticos, diábetes, cáncer, vejez), lo mejor es consultar al veterinario y discutir la mejor forma de actuar. Como dueño de perro responsable, tienes que saber cuándo algo no está bien en tu perro. Notar cambios sutiles en el compartamiento puede ayudarte a determinar si tu perro necesita atención médica o no.

En conclusión: si dudas, consulta a tu veterinario.

Entendiendo el sistema digestivo de los caninos

 

Los perros pondrán casi cualquier cosa en su boca: desde ese viejo juguete usado hasta carne dañada de la basura. Los dueños de mascotas no solo deben prestar atención sino también entender cómo funciona el sistema digestivo de sus perros, para saber qué acciones tomar la próxima vez que vea que el perro tiene diarrea.

Las condiciones que se originan en el intestino delgado y en el intestino grueso pueden resultar en síntomas similares pero tener diferentes causas. Para determinar la gravedad de los síntomas de tu perro, puede ser de ayuda determinar qué parte del sistema digestivo está fallando. Localizar el origen de los síntomas de diarrea, tanto en el intestino delgado como en el intestino grueso, puede ayudar a definir la causa de las heces blandas. Tu veterinario te preguntará detalles como la frecuencia, el volumen y síntomas adicionales para poder diagnosticar a tu cachorro.

Por ejemplo, la diarrea como resultado de problemas del intestino delgado manifiesta un incremento en el volumen y la frecuencia de las heces, con muy poco o nada de sangre o mucosa presente en ellas. Las náuseas y los gases también son efectos secundarios comunes asociados al intestino delgado. En comparación, la diarrea que proviene del intestino grueso muestra señales de sangre y mucosa en las heces, con mucha más frecuencia en las idas al baño. Los gases y vómitos adicionales son poco comunes en diarrea del intestino grueso.

La diarrea no es una enfermedad, es un síntoma de mala salud digestiva. Cuando un perro ingiere algo en mal estado, la diarrea es la respuesta natural del cuerpo para eliminar las sustancias dañinas del tracto digestivo antes de que puedan causar más daño en el sistema.

Tratamiento de diarrea en perros

Algunos perros con síntomas leves pueden ser tratados de forma segura y efectiva en el hogar con una serie de remedios caseros. Cuando se vea el primer síntoma de diarrea, los dueños de perros pueden suspender la comida por 12 o 24 horas para darles tiempo de descansar su estómago disgustado y aliviar el malestar. Esto no debe ser muy complicado de hacer ya que los perros normalmente disminuyen su apetito mientras presentan este síntoma.

Después de suspender la comida por 24 horas, puedes comenzar a dar a tu perro pequeñas porciones de comida suave y fácil de digerir. Algunos ejemplos de buenas comidas son el arroz con caldo de pollo, agua de arroz, puré de calabaza o pollo hervido sin condimentar. Agregar un probiótico como el yogur o un suplemento de cultivo de venta libre a su dieta puede ayudarlos a reponer las bacterias “buenas” necesarias para volver a equilibrar su sistema digestivo.

Durante las primeras horas, asegúrate de que tu perro tenga mucha agua a su disposición, para evitar que se deshidrate. La diarrea y el vómito frecuente pueden agotar los nutrientes esenciales de su perro y contribuir a una pérdida excesiva de fluidos corporales. Algunos dueños de mascotas pueden ofrecer Pedialyte además de agua para mantener su equilibrio electrolítico.

Una vez que hayan pasado las 48 horas luego de su último episodio de diarrea, puedes comenzar a introducir de forma gradual su comida regular a su dieta. Asegúrate de que eviten comida humana o golosinas que puedan afectar su estómago otra vez. Cuando se están recuperando mantén las caminatas suaves y poco exigentes. Tu perro no estará listo para caminatas de alta intensidad ni actividades rigurosas hasta que haya sanado completamente.

El sistema digestivo del perro es un indicador importante de lo que está sucediendo dentro de su cuerpo. Estar familiarizado con los hábitos de alimentación y la caca de tu cachorro puede ayudarte a detectar cualquier irregularidad o posible enfermedad que pueda tener tu perro.

Así que, la próxima vez que tu perro tenga diarrea, ¡no te asustes! Solo asegúrate de prestar atención a todos sus síntomas y prueba algunos de estos remedios caseros. ¡Tu cachorro volverá a la normalidad en muy poco tiempo!

About the author

Chelsea Hunt-Rivera

Dedicated Pet Parent who loves to create amazing content for pet owners and is helping change pet wellness as the Head of Content for Honestpaws.com.


>